El mercado de oficinas en Zaragoza vive un auge respecto al resto de segmentos del inmobiliario en la capital aragonesa, según datos recogidos en un estudio desarrollado por CBRE, compañía líder en consultoría y servicios inmobiliarios a nivel internacional.

mercado de oficinas

Este auge se refleja en una disminución de la disponibilidad del mercado de oficinas, que se encuentra a día de hoy en torno al 13%. En este sentido destacan las Nuevas Áreas de Negocio al ser las que más demanda han acogido, con un total de 24.000m2, lo que supone una cuota de mercado sobre operaciones realizadas del 83%. En contraste, el área Central de Negocio ha vivido un descenso notable pese a la gran oferta de inmuebles. Esto podría deberse a la falta de acondicionamiento de estos edificios, que, al contrario de los que encontramos en las áreas más solicitadas, no reúnen los requisitos demandados por los principales ocupantes; así como a su situación geográfica, más lejana al centro de la ciudad.

Las zonas han sido escogidas durante 2018 en función del sector al que pertenecen las empresas, según señalan los datos del informe. Las tecnológicas son aquellas que más superficie han arrendado (8.615m2), con una cuota de casi el 50% sobre las operaciones realizadas. Tras este tipo de empresas, encontramos las de consultoría (5.694m2) y formación (5.570m2).

Vemos con claridad cómo el mercado de oficinas reclama cada vez más los edificios premium, que aportan un alto valor añadido para empresas y usuarios, siendo una tendencia que se agudiza en el caso de los sectores más dinámicos, como es el caso de las tecnológicas, que se encuentran a la cabeza en retención del talento a través de políticas saludables para los empleados”, destaca Miguel Ángel Gómez Rando, director de CBRE Zaragoza y añade: “Esta es una gran oportunidad para los propietarios que aprovechen esta tendencia y sean los primeros en adaptar sus edificios con inversiones enfocadas a la diferenciación

Del mismo modo que ha sido un año de consolidación del mercado de oficinas en la ciudad del Ebro, también lo ha sido para sus rentas, que se mantienen en niveles de 2017, con máximas de 12€/m2/mes en los edificios catalogados como TOP y ubicados en el área Central de Negocio. En este ámbito, 2018 marca una tendencia diferente, trasladando esas rentas máximas a edificios prime en las Nuevas Áreas de Negocio, donde se han firmado las operaciones con rentas más elevadas el pasado año. Esta está relacionada con una valoración cada vez mayor de los edificios de oficinas de alta calidad por parte de los clientes. En paralelo, las rentas en zonas secundarias y periféricas han mantenido niveles de 2017.

Adrián Laporta desde CBRE Oficinas enfatiza: “Hemos detectado un tímido interés por parte de inversores externos a la ciudad en edificios de oficinas que pensamos que puede crecer en los próximos años centrándose en edificios prime con alto valor añadido y buena ocupación”.

Más allá de los requisitos clásicos relacionados con localización, superficie o precios, actualmente las empresas buscan ir un paso más allá y hay dos condiciones que se han sumado como fundamentales: se trata del bienestar de los trabajadores y del incremento de su productividad. Es así precisamente cómo los conceptos de workplace y wellness se están haciendo cada vez más un hueco importante en el inmobiliario”, señala Raquel Guijarro, responsable Workplace Strategy.

En el caso de la productividad, se busca lograrla mediante un cambio en la distribución de las oficinas, dando paso a espacios diáfanos que fomentan el trabajo colaborativo y de equipos multidisciplinares, mejores relaciones y creatividad. Guijarro añade que “esta modificación apoya en paralelo al bienestar ya que ese espacio cambiante favorece las relaciones o el trabajo en equipo”. También resulta interesante en este ámbito la irrupción de las nuevas tecnologías que permiten apoyar ambos aspectos.

En este sentido, también aparecen cada vez de un modo más significativo los espacios de coworking, particularmente útiles para empresas pequeñas o de nueva creación que, de este modo, pueden unirse a otras empresas similares o simplemente, disfrutar de un espacio o despacho en un edificio que ofrece amplias zonas comunes confortables que, además, fomentan las relaciones con el resto de las empresas.

Entre las grandes operaciones del año pasado en Zaragoza, destaca, sin duda, la comercialización del edificio Náyade por parte de CBRE. Este icónico inmueble ha recibido ya a su primer inquilino con la llegada de la empresa de ingeniería y construcción Desplek. Adrián Laporta ha subrayado en este sentido que “operaciones como la de Desplek son las que pueden atraer empresas al edificio para, poco a poco, aumentar su ocupación y hacerlo cada vez más atractivo”, siendo muy importante la actualización del inmueble con la construcción de un gimnasio, centro de negocios, co-working, office y zona de esparcimiento, así como por tratarse del primer edificio de oficinas de la ciudad con punto de recarga para vehículos eléctricos.

Compartir