La madera termotratada es un material ideal para las viviendas sostenibles ya que se someten a un proceso de transformación ecológico y no llevan ningún tipo de aditivo químico.

Procesos y propiedades

La madera termotratada es aquel tipo de madera que ha sido sometida a un tratamiento de altas temperaturas, cercanas a los 200ºC, y que de este modo se altera la estructura y algunas propiedades de este material. El proceso puede alcanzar hasta las 8 o 10 horas y se caracteriza por la total ausencia de oxigeno y de aditivos químicos. Al exponerla a temperaturas tan altas se elimina casi por completo la humedad de su interior.

A parte del tratamiento térmico, se expone también a diferentes grados de humedad para proporcionarle diferentes cualidades.

madera termotratada

Fuente: Macusa

Normalmente el tipo de madera escogida para estos tratamiento es la que tienen como origen el pino o el abeto, ya que son maderas abundantes y se les dota de características especiales. Dependiendo del uso que se le quiera dar se le expone a unas condiciones térmicas y de humedad determinadas.

La madera, después del tratamiento térmico, aumenta su resistencia a la humedad en un 50% aproximadamente. Su capacidad de resistencia a doblarse, hincharse o encogerse se ve aumentada y es mucho más estable, ya que se reducen las tensiones internas, y duradera en el tiempo. De este modo es capaz de resistir a los cambios bruscos de temperatura sin apenas alterar su composición.

El tratamiento térmico también favorece a su utilidad como aislante térmico, aumenta su capacidad de aislamiento.

No todo son ventajas después del tratamiento. Es cierto que la madera termotratada tiene menos propiedades mecánicas. Es decir, es mucho menos elástica, de este modo tiene una mayor tendencia a partirse si es sometida a altas presiones.

Usos y aplicaciones

La madera termotratada es una solución muy práctica para proyectos de futuras viviendas. Este tratamiento mejora mucho sus propiedades frente a los elementos meteorológicos. Por esta misma razón ofrece una gran variedad de usos, focalizándose principalmente en elementos exteriores. Se puede utilizar tanto en fachadas, revestimientos de todo tipo, suelos, techos, elementos de piscinas, mobiliario exterior…

Sus nuevas cualidades de resistencia también ofrecen la posibilidad de darle uso a este material en la rehabilitación de edificios. Dotándolos, de este modo, de una mayor resistencia y durabilidad.

Su estética y características capacitan la madera termotratada para combinar con cualquier tipo de materiales, como el hormigón, ladrillo, pizarra…

Compartir