Hoy os presentamos un innovador sistema de ventilación que se postula como solución a los problemas existentes de los sistemas tradicionales y manuales, la ventilación de doble flujo.

ventilación de doble flujo

Los sistemas de ventilación tradicionales tienen bastantes inconvenientes

Los sistemas tradicionales de los edificios y hogares de nuestro país se basan, mayormente, en la apertura manual de las ventanas. Este sistema tradicional, a parte de tener bastantes inconvenientes, también está afectado por factores externos al sistema que pueden intervenir en su función.

Primero de todo hay que tener en cuenta la calidad del trabajo realizado en la ventana, del proceso de instalación. Dependiendo de la calidad de este proceso puede variar la capacidad de estanqueidad de la ventana, repercutiendo de forma directa en la función de ventilación.

Por otra parte los problemas o inconvenientes que puede llegar a poseer este sistema tradicional son numerosos. Primero de todo, el sistema es manual, por tanto es cosa de los inquilinos realizar las funciones de ventilación. Eso provoca que la ventilación no sea continuada, sino que sea en momentos concretos y de corta duración generalmente, por lo tanto se produce una ventilación deficiente, sin los niveles adecuados.

El hecho de abrir una ventana tiene una repercusión produce una variedad de efectos sobre el confort interior del edificio. Primero de todo, al realizar la apertura se pierde una gran cantidad de energía que se había generado en el interior del hogar, generalmente se escapa energía calorífica. Además, se está abriendo una vía directa con el exterior, sin ningún tipo de filtro. Por lo tanto cedemos la entrada a una gran cantidad de aire contaminado de las calles, sobretodo en grandes ciudades. También se abre una vía de contaminación acústica que puede llegar a ser molesto para el confort del hogar. Finalmente, tanto el mobiliario del interior como los inquilinos desprenden sustancias que deben ser debidamente ventiladas para poder mantener un buen ambiente interior.

La ventilación de doble flujo es la propuesta como solución para todos los problemas generados por los sistemas tradicionales.

La ventilación de doble flujo se basa en el transporte de aire por el interior del hogar para equilibrar los ambientes. Su función es introducir aire en cada espacio del edificio y extraer el aire viciado desde los espacios más húmedos, que acostumbran a ser la cocina, aseos, baños…

La ventilación de doble flujo practica una ventilación continua de los espacios y en los niveles justos para crear ambientes equilibrados, de este modo aumenta la calidad del aire.

Pero, la pieza más importante de este sistema de ventilación es la unidad de ventilación mecánica con recuperación de calor.

Esta pieza es capaz de recuperar la energía expulsada, tanto la caliente como la fría. Consta de unos conductos regulados que transportan tanto el aire caliente como el aire frío, de entrada y de salida. Para aprovechar esta energía de salida lo que hace es cruzar los dos conductos para transmitir la energía. De este modo el aire caliente saliente es capaz de transmitir su energía al aire frío entrante en días de invierno y, de forma contraria, el aire frío saliente es capaz de transmitir su energía al aire caliente entrante en días de verano. De este modo se produce un gran ahorro de energía.

Otra característica de este sistema de ventilación de doble flujo es que está dotado de filtros que mejoran la calidad del aire que pasa por él. Así pues, el aire que proviene del exterior del hogar tiene un nivel de contaminación mucho menor y, también, estos filtros son capaces de atrapar las partículas alérgenas. Producen un gran beneficio para las personas que sufren de algún tipo de alegría, como por ejemplo al polen.

Es un sistema que realiza grandes beneficios para el hogar, reduce la contaminación y aumenta la eficiencia energética del hogar. Además el consumo del sistema de ventilación de doble flujo es mínimo y su mantenimiento es muy sencillo.

Compartir