Aislar la cubierta puede suponer una gran serie de beneficios para la vivienda, entre ellos: se puede llegar a ahorrar hasta un 17% en la factura energética y es una gran oportunidad ya que el 80% de los edificios son potencialmente mejorables energéticamente.

La gran mayoría del parque español de edificios está sufriendo un importante envejecimiento los que comporta una gran cantidad de actividades de reparación y rehabilitación, especialmente en cubiertas y fachadas. Dichas mejoras se concentrarán especialmente en el ahorro energético para cumplir las leyes vigentes.

cubierta

Solución para la pérdida energética en cubiertas

  • Aislamiento térmico desde el exterior. Es la solución más adecuada si la cubierta necesita trabajos de impermeabilización/reparación.
  • Aislamiento térmico desde el interior. Es la solución más adecuada siempre que no se necesiten trabajos de impermeabilización/reparación de la cubierta y que no se pueda realizar por el exterior.

Ventajas de aislar la cubierta

Por el exterior:

  • Permite aprovechar la inercia térmica del soporte resistente.
  • Es la solución más aconsejable para las deficiencias a mejorar.
  • Evita fenómenos de condensación.
  • No reduce la altura de la estancia bajo cubierta.

Por el interior:

  • Suele ser la solución más económica, si la cubierta está en buenas condiciones.
  • Evita que se levante la cubrición.
  • Mejora el aislamiento acústico a ruidos aéreo y reduce el ruido de impactos.

Inconvenientes de aislar la cubierta

Por el exterior:

  • Se debe tener en cuenta el drenaje y los encuentros con elementos de la cubierta.
  • Se necesita el consentimiento de la comunidad de vecinos.
  • Suele implicar mayor coste económico.

Por el interior:

  • Si se necesitan otras mejoras en cubierta, no es adecuada.
  • Existe el riesgo de que se generen condensaciones, es necesaria una barrera de vapor.
  • Se pierde altura libre de la vivienda.

Con estas soluciones se reduce el consumo energético de la vivienda y se logra un mayor confort térmico; el cliente sentirá su casa más fresca en verano y más agradable en invierno.

El ahorro que se puede obtener

Con los aislantes térmicos se pueden conseguir ahorros en el consumo de calefacción y refrigeración entre el 5 y el 17%. Esta variación dependerá de:

  • Espesor del aislante: Cuanto mayor espesor, mayor ahorro.
  • Calidad del aislante: A mayor calidad, mayor ahorro.
  • Tipo de edifico: El ahorro será mayor en edificios con menor relación entre fachada y cubierta, edificios de poca altura.
  • Calidad de ejecución: Se producirá un mayor ahorro cuanto mejor sea la realización de las actividades. Por este motivo un valor añadido en el profesional.