A estas alturas ya hemos escuchado por activa y por pasiva (jeje) que las viviendas sostenibles son el futuro. Conocemos de primera mano el concepto Passivhaus y tenemos más o menos claro (y si no lo tienes, consulta aquí) qué características debe tener esta vivienda para considerarse eficiente.

Además de su carácter sostenible, si lo plasmamos en cifras, el coste en calefacción de una de estas viviendas debería ser de entre 100 y 120 euros anuales. ¿Atractivo, verdad?

Pero, ¿cómo se está materializando este concepto en nuestro país?

Hace unos días comentábamos cómo sería la vivienda del futuro, y hoy damos una vuelta por los primeros edificios Passivhaus que se construyeron en España:

edificios passivhaus

Foto: Grupo LOBE

Edificio Thermos, en Navarra

Construido en Lezkairu, Pamplona, el edificio Thermos fue el primero en nuestro país en conseguir la certificación Passivhaus, el prestigioso estándar alemán de consumo energético.

La empresa navarra Erro y Eugui y el estudio VAarquitectos fueron los encargados de desarrollar el proyecto, este vanguardista y ¿divertido? bloque de viviendas que cuenta entre sus características principales y destacadas son la envolvente térmica exterior, ausencia de puentes térmicos, la carpintería y cristalería de altas prestaciones, la alta hermeticidad y la recuperación del calor gracias a la ventilación mecánica de doble flujo.

¿Lo que más nos gusta de esta vivienda? Que el calor que genera un secador de pelo es suficiente para calentar dos de las viviendas del bloque.

edificios passivhaus

Foto: Arquitectura-sostenible

Torres de Bolueta

A manos de los arquitectos Germán y Sara Velázquez, la primera de las torres de Bolueta fue construida en Navarra. Se trata del edificio residencial Passivhaus más alto del mundo. Con 28 plantas y 88 metros de altura, alberga 171 viviendas de protección oficial.

La segunda torre de Bolueta está en fase de construcción, con 21 plantas y 190 viviendas.

Gracias a las intervenciones desarrolladas en la torre, se va a poder reducir hasta un 75 % la demanda de calefacción de las viviendas del bloque, convirtiéndole en un edificio de consumo energético casi nulo.

edificios passivhaus

Foto: Diario de Navarra

Can Tanca, en Islas Baleares

Can Tanca es un proyecto referente mundial en el campo de la edificación sostenible, por ser el primer proyecto PassivHaus Premium en España, y el cuarto en todo el mundo.

La vivienda unifamiliar del Grupo Terravita situó desde el principio su objetivo principal en el campo del ahorro energético, buscando el menor impacto posible a nivel medioambiental, sin dejar de lado, por supuesto, el elevado confort de la vivienda y una apariencia que respete el medio en el que se construyó, el paisaje ibicenco, así como la arquitectura local.

edificios passivhaus

Foto: House-habitat

Palacio de Congresos de Europa en Vitoria- Gasteiz

Si hablamos de edificios passivhaus, no podemos dejar de mencionar el Palacio de Congresos de Europa, que ha conseguido esta certificación en un proyecto XXL. 

Teniendo en cuenta todas sus complejidades, tanto a nivel técnico, como logístico y administrativo, así como su modelo de acondicionamiento térmico, acústico y paisajístico, con su fachada ajardinada y jardín vertical, lo sitúan como un edificio de referencia en materia sostenible.

El edificio cuenta con placas solares, combustible de biomasa, sistemas de control de los niveles de CO2, temperatura y humeda.

Con el objetivo de reducir emisiones, la edificación incorpora soluciones pasivas sencillas: un nuevo lucernario central, captador solar y de luz natural. La carpintería de PVC es del tipo Passivhaus, con cristal triple con cámara gas argón. El edificio dispone de una recuperación de calor de altísimo rendimiento, y una hermeticidad al paso de aire muy elevada.

edificios passivhaus

Foto: mejoresedificios

La casa Titania, en Madrid

Galardonada con el premio Green Solution Awards como el proyecto más votado por los usuarios del portal digital Construction 21, terminó de construirse en 2017 y cuenta también con la exclusividad de haber sido certificada como vivienda Passivhaus.

Su creador, Daniel Diedrich, asegura que esta vivienda actúa como un termo. Sus elementos pasivos, como la envolvente, la fachada y la cimentación se construyeron de tal manera que la casa está totalmente aislada.

Otro aspecto destacable y que quizá no sabías de este tipo de viviendas, es que producen un ruido mínimo. Daniel asegura también que “apenas acumulan polvo y cuentan con unos niveles estables de temperatura, uniformes en toda la vivienda”,

La luminosidad es otro de sus puntos fuertes, ya que la planta baja está compuesta en un 80% de ventanas.

edificios passivhaus

Foto: El Mundo

Residencial Scenia II, en Zaragoza

El residencial Scenia II fue el segundo bloque de viviendas en España en obtener el certificado Passivhaus. 

Distinguido a nivel mundial por su nivel de eficiencia energética, destaca por la luminosidad de sus viviendas y la  amplitud de sus  espacios, tanto  interiores  como  exteriores.

Uno de los aspectos más sobresalientes de esta vivienda pasiva es haber logrado la certificación PassiveHouse con un sistema tradicional de monoblock de altas prestaciones: el cajón de persiana Vekavariant. De este modo, se ha hecho posible disfrutar del confort y gran ahorro energético y económico de una casa pasiva sin renunciar a las persianas o sin tener que colocar el cajón por la parte exterior del edificio.

edificios passivhaus

Foto: Grupo LOBE

Casa prefabricada en Guadalix de la Sierra, Madrid

Los arquitectos Gorka Elorza, Mª Rosa de la Iglesia y Cristina Romero desarrollaron esta casa unifamiliar, que consiguió la certificación Passivhaus.

Particularmente, se trata de un ejemplo muy interesante a observar: en este modelo, se partió de un modelo de casa prefabricada de Kuusamo, concretamente la KU80. A posteriori de su fabricación, y una vez ensamblada, se adaptó al clima de Guadalix de la Sierra, mérito que consiguiendo el certificado Passivhaus.

Además, todos los materiales utilizados en su construcción son ecológicos.

edificios passivhaus

Foto: arrevol

Passiv Palau en Girona, Barcelona

Palau Solità i Plegamans es la localidad donde la arquitecta Eva Jordan Guerrero ha desarrollado el proyecto Passiv Palau.

Esta casa pasiva incorpora un sistema constructivo modular, que, como se aprecia en la fotografía, está formado por listones de madera. Esta obra incorpora también paneles OSB, y aislamiento SATE de celulosa.

La fachada se ventila mediante lamas de madera, y la cubierta se ejecuta mediante paneles sándwich y teja árabe.

Como resultado, obtenemos una edificación muy atractiva visualmente, además de óptima, confortable y adecuadamente aislada.

edificios passivhaus

Casa Muros, Muros de Nalón, Asturias

Esta vivienda unifamiliar situada en Muros de Nalón y desarrollada por Amaya Salinas de León, en 2015, destaca por integrar los conceptos de eficiencia energética del estándar Passivhaus y la arquitectura bioclimática, garantizando un edificio de consumo de energía casi nulo.

Constituida a partir de dos grandes bloques, se ha situado las diferentes partes de la vivienda teniendo en cuenta la pérdida energética así como los puntos de ganancia solar. La vivienda está revestida con madera de alerce siberiano continuo, en fachada y en cubierta.

A destacar el tiempo de construcción, que fue de tan solo 4 meses y medio.

edificios passivhausFoto: AmayaSalinas

 

New Life Concept, Vilobí, Girona

Construida en el 2013 y situada en Vilobí, Girona, esta casa unifamiliar fue desarrollada por el estudio LPR Arquitectes.

Eficiente en su construcción, en su uso y en su mantenimiento, esta vivienda cuenta con baja demanda energética, consumiendo la tercera parte de la cantidad de energía que consumiría una vivienda convencional.

Este bajo consumo se consigue a través de diversos sistemas de aislamiento y estanqueidad del aire. Una de las claves de la construcción, es también el sistema informático que monitoriza todas las instalaciones, como pueden ser desagües, agua, electricidad, climatización y ventilación, realizando un trabajo constante de mantenimiento.

Y lo realmente atractivo, es que prácticamente cualquier dispositivo puede acceder al sistema, como por ejemplo un smartphone, controlando en cualquier momento el consumo de la vivienda.

edificios passivhaus