El estado norteamericano de California aprobó recientemente una nueva medida que obligará a las nuevas construcciones a instalar paneles solares en sus tejados a partir de 2020.

La California Building Standards Commission juntamente con el voto de la California Energy Commission vuelven a poner al estado de California en el primer plano legislativo entorno a las nuevas energías renovables y en la lucha para la reducción de emisiones de CO2, gracias a la nueva medida para la inclusión de paneles solares.

paneles solares

A partir del día 1 de Enero de 2020 será de obligatorio cumplimiento la colocación de paneles solares fotovoltaicos en las nuevas construcciones dentro del estado. La California Energy Commission votó 5 a 0 a favor de las nuevas medidas de eficiencia energética para ser añadidas a las regulaciones estatales de construcción a finales de año y de efecto inmediato en 2020. California se convertirá en el primer estado en requerir paneles solares en los nuevos hogares. 

Bernadette Del Chiaro, director ejecutivo de la California Solar & Storage Association se pronunció con las siguientes palabras: “California está apostando una vez más por el sol y poniendo una verdadera política detrás de la gran visión”.

Esta nueva ley se aplicará a los hogares unifamiliares, a apartamentos y a pisos de 3 plantas o menos. Un punto crucial es que las instalaciones de energía solar se han convertido en un sistema rentable. Se estima que el coste de la instalación es de 40$ al mes en una hipoteca media a 30 años, mientras que el ahorro gracias al sistema significaría una reducción de 80$ mensuales en la factura energética. Ya están incluidas en aproximadamente 15.000 nuevas casa por año en California, incluso sin la nueva normativa. En 2020 esperan alcanzar las 80.000 instalaciones.

Las asociaciones constructoras no han intentado en ningún momento oponerse a esta nueva medida, aunque han expresado que esto elevará el precio de los hogares y que ellos hubieran preferido una introducción más lenta de los nuevos requerimientos. Más concretamente, una asociación de construcción líder ha anunciado que agradecería un poco de flexibilidad en aquellas construcciones con espacio limitado o afectadas en gran medida por horas de sombra.

Otra cuestión de la nueva normativa que ha causado un impacto positivo es que los hogares dotados de estas instalaciones recibirán un crédito energético, un incentivo económico para fomentar la inclusión de los paneles.

Esta exigencia forma parte de un plan enfocado en 4 áreas: sistemas fotovoltaicos inteligentes residenciales, estándares actualizados, requisitos de ventilación residencial y no residencial, y requisitos de iluminación no residencial. Ayudará al estado a cumplir con los objetivos en la reducción de emisión de gases de efecto invernadero y a incrementar la demanda energética proveniente de fuentes de energía renovable.