El primer edificio residencial en obtener la certificación VERDE de Valencia fue el Marqués de Crüilles, trabajo del estudio de arquitectura valenciano,CURRO MESTRE. Este proyecto busca compatibilizar el diseño del edificio y de sus diferentes espacios con el empleo de soluciones constructivas de alta eficiencia energética y así conseguir un coste de mantenimiento inferior a la media.

Situado en uno de los barrios más importantes y emblemáticos de Valencia, el barrio de Patraix, el edificio cuenta con la certificación energética A, por lo que tendrá un consumo de energía primaria inferior en un 71,58% a la media de las casas de la ciudad.

Hoy sabemos que la totalidad de las viviendas de las que consta el residencial, 16 en total, han sido adquiridas en 15 meses, de las que el 18% han sido compradas por inversores extranjeros.

La empresa promotora del edificio, Jecama, asegura que este residencial permite reducir en un 96,47% la demanda de calefacción y en un 15,6% la de refrigeración. Esto se traduce en un claro ahorro económico para las familias que superaría los 2,000 euros anuales.

Características para la optimización

El cuidado del aislamiento o los sistemas mecánicos son sólo algunas de las medidas que optimizarán las necesidades energéticas, garantizando la calidad del aire interior de las viviendas, así como los acabados interiores, que cumplen los altos estándares para la salud y cuentan con certificados de producción sostenible.

En cuanto a los sistemas de calefacción, este residencial produce calor y agua caliente a través de la aerotermia. 

La aerotermia es una tecnología limpia que extrae hasta un 77% de la energía del aire,  incluso con temperaturas exteriores bajo cero y la transfiere a la habitación o al agua corriente. Esto se consigue mediante el ciclo termodinámico que utiliza un gas refrigerante para extraer calor del aire exterior.

Esta tecnología reduce además las emisiones de CO2 en un 37,49%, y dispone de fachadas ventiladas en piedra natural, suelos radiantes, sistemas de ventilación mecánica con recuperación de energía y sistemas de ahorro en griferías e inodoros.

Movilidad sostenible

Otro de los aspectos que se tuvo en cuenta a la hora de plantear el edificio fue la movilidad sostenible. Por eso, el residencial dispone de 32 plazas específicas para bicicletas, distribuidas en el sótano y la planta baja. También contará con 17 plazas de garaje con conexión para la recarga de vehículos eléctricos o híbridos.

La promoción ha recibido el premio al Primer Edificio Sostenible por parte de la Asociación de Vecinos de Patraix, por haber escogido el barrio para construir esta promoción, que será un referente en Valencia, y que supone una apuesta por la calidad y la sostenibilidad.

El precio medio por metro cuadrado es de 1.940 euros, y la entrega de llaves está prevista para abril del año 2019.

Imagen: Construible

residencial