Brumunddal, a 140 km de Oslo, Noruega, es la ciudad en la que se está construyendo lo que será el edificio de madera más alto del mundo, que cuenta además con un material de bajo impacto climático y alta resistencia al fuego.

La construcción se llama “Torre Mjøs”, con 85,4 metros de altura, y 18 pisos. La estructura se sitúa cerca un lago del mismo nombre.

Esta edificio de mandera ha sido diseñada por el estudio Voll Arkitekter, y la compañía noruega Moelven Limtre suministra diferentes elementos para la construcción del edificio, como columnas, vigas y diagonales, entre otros.

La inauguración está prefijada para marzo de 2019, cuando la torre superará los 49 metros de Treet (“árbol” en noruego), el edificio que posee el actual récord, situado en Bergen (oeste).

edificio de madera

Pensando en la sostenibilidad

El empresario Arthur Buchardt ha sido la persona que lanzó este proyecto, inspirado por los acuerdos climáticos de París. Arthur asegura que “construir con madera es ayudar a respirar en un mundo mejor”.

Los promotores declaran que se escogió este material de construcción desde un punto de vista sostenible, ya que la madera permite reducir las emisiones de CO2 en comparación con el cemento.

La madera almacena CO2 a lo largo de su ciclo de vida, y el proceso de producción de glulam requiere poca energía. Por lo tanto, desde Moelven destacan que los edificios en altura con estructuras de carga en glulam tienen una huella de carbono muy baja.

Resistencia al fuego

Respecto al tratamiento de la madera de cara a posibles incendios, los capataces del proyecto aseguran que han sido utilizadas vigas cubiertas de cola, resistentes a incendios, y que solo arderían en el supuesto de una exposición continua a las llamas.

La distribuidora de materiales, Moelven, explica que las pruebas de fuego realizadas muestran que el glulam adquiere una capa protectora de carbón que niega al fuego la capacidad de seguir funcionando y se apaga. Y asegura que incluso después de una larga exposición al fuego, una estructura de madera laminada con dimensiones tan robustas como las utilizadas en Mjøstårnet tendrá un núcleo de madera fresca.

Asimismo, las estructuras también se colocan a una distancia suficiente entre sí, de modo que un incendio no puede continuar por sí solo cuando solo las estructuras están en llamas, lo que evita que el edificio se derrumbe.

Configuración del edificio

El edificio de madera incluirá viviendas, una piscina interior, un hotel, oficinas, restaurantes y espacios comunes. Inicialmente, el edificio debía tener una altura de 81 metros, pero debido a la instalación de una pérgola en su cúpula ha aumentado unos cuantos metros más.