Menú
Nuevos materiales: Ladrillos de cáñamo

Nuevos materiales: Ladrillos de cáñamo

Monika Brümmer, arquitecta alemana, es la creadora del proyecto Cannabric, a través del cual ha desarrollado un ladrillo de cáñamo. La primera característica a destacar de este producto, es que resulta más sostenible que el ladrillo de arcilla cocida, por un lado en composición pero también en fabricación, contribuyendo al desarrollo económico sostenible.

Cannabric es “un bloque prensado y secado al aire con una formulación en la cual el cáñamo esta aglomerado con tierras de Guadix y conglomerantes naturales”.

Con este producto, participa en proyectos de arquitectura ecológica o vernácula, pero también en la restauración de edificios históricos y rehabilitación de viviendas. El cáñamo es un material de construcción que se adapta muy bien al entorno al que se encuentra, y este es uno de los principios de la arquitectura bioclimática.
cáñamo

Propiedades del cáñamo

La arquitecta estudia diferentes tipos de bio materiales, y afirma que los vegetales tienen el potencial de convertirse en un componente muy sostenible en el diseño y la construcción de edificios.

La utilización del cáñamo como material de construcción ya se ha utilizado anteriormente: en distintas partes del mundo se han levantado casas y todo tipo de construcciones con una mezcla de cáñamo, agua y cal similar al hormigón.

Cannabric, por su parte, apuesta por un biocompuesto de cáñamo y arcilla que permite una mayor resistencia mecánica en las paredes, así como un desfase térmico (la cantidad de horas que tardará el calor en penetrar en el interior de una vivienda) adaptado a las condiciones mediterráneas.

Sostenibilidad

El primer aspecto a tener en cuenta es que la producción de cáñamo para todos estos sectores es mucho más sostenible y menos agresiva con el medio ambiente.

El cáñamo es un material rápidamente renovable y la fabricación del ladrillo de Cannabric permite un bajo consumo energético y es neutro en su huella de carbono (la cual mide la totalidad de gases de efecto invernadero).

Pero la gran virtud de este tipo de ladrillo son sus “altas prestaciones higrotérmicas que reducen por ello la necesidad de energía en la climatización de los edificios”. Con la construcción de viviendas con ladrillos de cáñamo se consiguen edificios más saludables, con un elevado confort acústico y bioclimático.

Hay muchos ciudadanos que demandan un tipo de construcciones así pues sufren el llamado síndrome del edificio enfermo, el conjunto de síntomas que provoca un inmueble sobre las personas que habitan o trabajan en él.

Es frecuente que estos edificios tengan un mal sistema de ventilación y circulación del aire. Edificios herméticos, con pocas ventanas, o mal orientados, con unos materiales de construcción que no favorecen la transpiración o bien contienen sustancias tóxicas. De esta forma, tanto el cáñamo como otros materiales vegetales “sustituyen materiales aislantes con menores prestaciones de regulación térmica, derivados de petróleo” recuerda la arquitecta alemana. Además, está “la reciclabilidad futura de los materiales que diseño para evitar nuevos costes de energía o impacto medioambiental”.

Los orígenes

Monika Brümmer ha luchado durante años con el objetivo de dar a conocer los beneficios de este material, y conseguir que sus ladrillos formen parte de la construcción de todo tipo de edificios.

Lo que pasó de ser su tesis de final de carrera, se convirtió en un proyecto, y, por último, en una pequeña empresa, un negocio que con el tiempo se ha dado a conocer y ha ganado clientes. Monika estima que en España hay unas 300 viviendas unifamiliares construidas con sus ladrillos.

Compartir
Subscríbete a nuestra Newsletter

Subscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a los boletines de iElektro y recibe toda la actualidad, empresas y organismos públicos del sector eléctrico. Encontrarás blogs, eficiencia energética, energías renovables, entrevistas, eventos, opinión y mucho más.

Te has registrado correctamente.