Una investigación desarrollada por la Universidad de Bath, en colaboración con el Goa Engineering College de India, demuestra que reemplazar el 10% de arena en hormigón con plástico usado puede ayudar a reducir la gran cantidad de desechos plásticos en las calles de la India, y, también, tratar con la escasez de arena en el país.

Solución a la escasez de arena

Actualmente, en la India se enfrentan, por una parte a la extendida problemática del exceso de deshechos plásticos, pero, además, también cuentan con una alarmante escasez de arena.

Para mitigar esta problemática, la investigación de Bath garantiza que el residuo plástico es un reemplazo parcial viable a la arena en el hormigón estructural, proporcionando una posible solución para la construcción sostenible en el futuro mientras se aborda la escasez de arena.

Durante la investigación, el equipo estudió diferentes tipos de plástico, con el objetivo de comprobar si podían utilizarse como reemplazo de la arena, que normalmente representa el 30% de una mezcla de hormigón. El resultado fue sorprendente, ya que se comprobó que la sustitución por partículas plásticas residuales ofrecía como resultado un hormigón casi tan fuerte como las mezclas de hormigón convencionales.

Además, reemplazando el 10% de arena en hormigón, se calcula que se podrían ahorrar 820 millones de toneladas de arena al año y ayudar a reducir los niveles de desechos plásticos.

Los investigadores desarrollaron este enfoque probando cubos y cilindros de hormigón. Cinco tipos de partículas de plástico, incluidas las de botellas de plástico recicladas y bolsas de plástico recicladas, se probaron en las mezclas en una variedad de tamaños. Entre los resultados obtenidos, se demostró que las botellas de plástico recicladas, molidas y clasificadas para que coincida con la arena que se reemplaza, tienen un mejor rendimiento.

Reconocimiento científico

Esta investigación, publicada este mes de septiembre, ha sido seleccionada por un comité científico internacional para otorgar el Premio Atlas en reconocimiento a su potencial impacto social en todo el mundo, por proporcionar la prueba del concepto de un enfoque que podría abordar significativamente los residuos y problemas de escasez de arena, y una solución para la construcción sostenible en el futuro.

La investigación ha sido financiada por el British Council en el marco del programa de Iniciativa de Educación e Investigación de la India del Reino Unido (UKIERI), establecido en 2006 para fomentar mayores vínculos educativos entre los países, incluido el intercambio de conocimientos y la educación.

arena