La Junta de Castilla y León, a través de la Dirección General de Vivienda, Arquitectura y Urbanismo, ha elaborado un estudio para identificar identificar las zonas climáticas a la que pertenece cada uno de los municipios de la región de manera precisa, lo que permitirá una aplicación más correcta del Código Técnico de la Edificación (CTE) por parte de las empresas, los profesionales y las administraciones públicas.

Las grandes variaciones de carácter geográfico que suceden dentro de cada provincia de Castilla y León provocaban una gran distorsión, ya que se utilizaba la zona climática correspondiente a la capital de la provincia para cualquier proyecto o intervención. La Junta de Castilla y León desarrolla en un comunicado que en todas las provincias de la Comunidad existe una gran cantidad de municipios que se ha comprobado su correspondencia a zonas climáticas diferentes de la aplicable a la capital de la provincia.

Identificar las zonas climáticas permite aplicar de una forma más precisa el Código Técnico de Edificación

Para poder comprobar esta notable diferencia se han estudiado sus condiciones particulares, comprobando esta variedad excepto en la comunidad de León.

El territorio de Castilla y León corresponde a 3 zonas del mapa nacional de zonas climáticas: D2, D1 y E1, ordenadas según su grado creciente de exigencia, que a su vez responde a condiciones climatológicas más rigurosas.

Estas zonas climáticas se determinan teniendo en cuenta parámetros como la altura del municipio y los registros climáticos del mismo.

Código técnico de la Edificación

El Código Técnico de la Edificación es de aplicación obligatoria en toda España, y define para cada zona climática unas solicitaciones exteriores comunes a efectos de cálculo de la demanda energética. Dicho código condiciona todos los proyectos de construcción para edificios de nueva planta, así como las intervenciones de importancia en los edificios ya existentes.

La demanda energética de los edificios se limita en función de la zona climática de la localidad en que se ubican y del uso previsto. Por eso es importante identificar las zonas climáticas con exactitud, superando la distorsión que se producía al utilizar la zona climática de la capital de la provincia.

Viviendas

En edificios de uso residencial privado, las características de los elementos de la envolvente térmica del edificio deben ser tales que eviten las descompensaciones en la calidad térmica de los diferentes espacios habitables. Se ha de limitar igualmente la transferencia de calor entre unidades de distinto uso, y entre las unidades de uso y las zonas comunes del edificio.

Asimismo, se deben limitar los riesgos debidos a procesos que produzcan una merma significativa de las prestaciones térmicas o de la vida útil de los elementos que componen la envolvente térmica, tales como las condensaciones.

Para dar mayor difusión y comunicación de las zonas climáticas, se ha procedido a incorporar un indicador más en los mapas del Observatorio de la Inspección Técnica de Edificios y la Rehabilitación de Castilla y León, de modo que pueda ser consultada dicha zona de forma gráfica pulsando en el propio municipio y aparecerá el dato de la zona climática a la que corresponde.

Foto: Cece

identificar las zonas climáticas