El Ayuntamiento de Zaragoza ha destinado una serie de ayudas gestionadas por la Sociedad Municipal Zaragoza Vivienda para la rehabilitación de viviendas y edificios por valor de 3.036.905 euros.

Dichas ayudas beneficiarán a un total de 477 propietarios y 36 comunidades de vecinos y vecinas, con la finalidad de garantizar una vivienda digna.

Las mejoras en las cuales se centrarán estas ayudas será la instalación de ascensores, aislamientos térmicos o cambios de ventanas, cumpliendo así un doble objetivo: mejorar la eficiencia energética de los edificios y viviendas, que se traducirá en un menor consumo de calefacción y un aumento en el confort de sus habitantes, pero también satisfaciendo necesidades de aquellos que poseen rentas bajas, tratando de paliar situaciones de pobreza energética, falta de accesibilidad o riesgos estructurales. Gracias a ellas se han cambiado ventanas y cerramientos o instalado rampas, ascensores o platos de ducha de casi 500 viviendas de Zaragoza.

Pablo Híjar, concejal de Vivienda, afirma que cada euro público destinado al fomento de la rehabilitación de esta convocatoria “va a generar 2,53 euros de inversión, lo que supondrá 7,6 millones de euros de inversión en la capital aragonesa”. Además, también contribuirán a la creación de 138 empleos directos.

Las cifras

Hay una primera línea de ayudas dirigida a comunidades de propietarios que realicen obras en elementos comunes para mejorar la eficiencia y la accesibilidad en edificios con más de 45 años de antigüedad. Se especifica que las actuaciones a llevar a cabo tenían que conseguir una disminución de demanda energética de, al menos, el 50%, requisito que han cumplido 21 comunidades. Estas ayudas han permitido instalar 10 ascensores, con una ayuda media que ha sido del 40% del presupuesto.

En el caso de las unidades de convivencia vulnerables que formen parte de estas comunidades de propietarios, se estipula la solicitud de un complemento para cubrir hasta el 70% del coste de la obra. Esta segunda línea iba dirigida a facilitar la viabilidad económica de actuaciones de rehabilitación de las descritas en la línea uno, beneficiando a unidades de convivencia cuyos ingresos netos totales sean iguales o inferiores a dos veces IPREM ponderado (21.484 euros). De ellas se han beneficiado 33 propietarios.

Hay un tercer supuesto que compete a la línea de ayudas de emergencia a comunidades de propietarios en situación de vulnerabilidad para realizar obras en elementos comunes que resuelvan situaciones graves de conservación, pobreza energética y/o accesibilidad. En este caso, las ayudas alcanzan hasta el 80% del presupuesto subvencionable. A través de esta línea, 12 comunidades de propietarios van a acometer obras que acaben con el riesgo estructural que sufría el edificio y se va a facilitar la instalación de ascensores en 4 edificios, todos ellos con personas mayores de 65 años o con alguna discapacidad superior al 33%, beneficiando a un total de 67 viviendas.

La última de las líneas, denominada ‘Ayudas de emergencia a unidades de convivencia vulnerables para realizar obras en elementos privativos que resuelvan situación de pobreza energética y/o falta de accesibilidad’, afecta a unos 80 propietarios con rentas limitadas que realizarán obras de accesibilidad en su vivienda (cambio de bañera por plato de ducha, adaptación de la vivienda a minusvalías) o de mejoras de aislamiento y cambio de carpinterías para evitar condensaciones y mejorar la eficiencia energética de la vivienda.

Esta partida multiplica por cinco la concedida en 2015 en Zaragoza,(un 333% más), para atender a las 283 solicitudes ya recibidas, frente a las 149 de la anterior convocatoria.

Zaragoza