asfalto blanco

El pasado año se desarrolló una prueba piloto en la ciudad de Los Ángeles con el objetivo de reducir la temperatura en el núcleo urbano.

La ciudad puede superar fácilmente los 40 grados centígrados en verano, lo que pedía a gritos una medida general que beneficiara a toda la población, ya que no todo el mundo cuenta con los medios necesarios para instalar un sistema de climatización en sus hogares.

Por ello, se seleccionó una calle por cada uno de los 15 distritos de Los Ángeles y se pintaron con asfalto blanco, que absorve menos cantidad de calor durante el día que el negro. Este pavimento de asfalto común absorbe entre 80% y 95% de la luz solar.

Sin embargo, el revestimiento claro refleja esta luz, lo que baja la temperatura del suelo de manera significativa. Este hecho comprobaría que el proyecto funciona, por lo que podría ser instaurado en otras ciudades.

Esta es una de las primeras ciudades del mundo en probar el “pavimento fresco”, pintando algunas calles a lo largo de la ciudad con un revestimiento especial de color blanco grisáceo.

Evitar las islas de calor

George Ban-Weiss, profesor adjunto de ingeniería civil y ambiental de la Universidad del Sur de California, considera que este pavimento supone una promesa real en la lucha contra el calentamiento global en las ciudades donde el asfalto y la concentración demográfica y vehicular crean un efecto conocido como “isla de calor”.

“El pavimento que refleja el calor del sol es una de las estrategias, como también los techos refractarios o la siembra de árboles, que las ciudades pueden aplicar para reducir las temperaturas urbanas”, estimó el experto a la AFP.

Una “isla de calor” se define como un lugar donde la vegetación y los sitios despejados son reemplazados por infraestructura, edificios y avenidas asfaltadas. Esta sustitución de ambientes húmedos y permeables por aquellos más secos y menos filtrables provoca que las zonas urbanas más densas se vuelvan mucho más cálidas que sus entornos.

Las zonas denominadas islas de calor pueden alcanzar temperaturas entre 10° y 32°C más altas que la temperatura ambiental.

Con el proyecto piloto se comprobó que existía una diferencia real de entre 6° y 7° grados Celsius en la superficie de las avenidas revestidas.

asfalto blanco
Asfalto blanco. Foto: twitter @BSSLosAngeles