World Food Building es un proyecto del estudio sueco de arquitectura Platagon, que será construido en la ciudad de Liköping – a un par de horas al sur de la capital. El edificio, que se convertirá en el primer rascacielos del mundo con un invernadero vertical, tendrá 16 plantas, una altura de 60 metros, más de 4.300 metros cuadrados reservados al cultivo hidropónico vertical y la producción de hasta 500 toneladas de alimentos anuales.

El innovador proyecto se alzó con el prestigioso “The International Architecture Awards 2016″, y se espera que esté acabado para 2020. Su principal novedad, el invernadero vertical que ocupará su fachada meridional, se espera que produzca alimentos para satisfacer las necesidades de unas 5.000 personas al año.

Su mayor ambición es ser un ejemplo que sirva como base de una nueva manera de entender la construcción y los espacios urbanos. Buscando además la máxima eficiencia posible, el edificio cumpliría una doble función al servir a la vez como edificio de oficinas y como una huerta productora de alimentos.

El proyecto ha sido financiado mediante micromecenazgo.

Un edificio eficiente y sostenible

El edificio ha sido diseñado para ofrecer una solución integrada de energía, calor, residuos, CO2 y agua. Las estimaciones de Platagon hablan de un ahorro de hasta 1.000 toneladas en lo que a emisiones de CO2 se refiere y de en torno a 50 millones de litros de agua; todo si lo comparamos con los métodos habituales de agricultura.

Para reducir las emisiones de CO2 hasta los niveles citados anteriormente, un 50 % de la energía utilizada en la producción de alimentos en el invernadero será reutilizada para el sistema de climatización del edificio mediante un sofisticado sistema de almacenamiento y distribución de energía. Además, las emisiones de dióxido de carbono de las oficinas serán aprovechadas para la producción de alimentos mientras que el valioso oxígeno obtenido como residuo de la fotosíntesis vegetal nutrirá los sistemas de ventilación del edificio.

A la hora de ahorrar agua, ya comentamos un poco más arriba que los alimentos cultivados en el invernadero vertical hidropónicamente, un sistema mediante el que estos crecen sin tierra, estando sus raíces sumergidas en agua rica en nutrientes.

Otro ejemplo de granja vertical

Este no es el único modelo de granja vertical existente, sino que ha otras empresas que están desarrollando nuevas tecnologías  para la agricultura vertical del futuro. En Nueva Jersey tenemos a AeroFarms, que ha construido la mayor granja vertical del mundo con 6.500 metros cuadrados y que produce unas 100 toneladas de hortalizas al año.

edificio, granja vertical, sostenible, eficiente, comida, rascacielos-invernadero-vertical-agricultura-urbana-esq