El término “Passivhaus” hace referencia al estándar de construcción nacido en Alemania, hace más de 25 años. Es el fruto de relevantes investigaciones sobre eficiencia energética. Además de disminuir de forma considerable el consumo energético de una edificación, el estándar estándar de construcción alemán también reivindica la preservación de los recursos naturales y el confort del hogar a través de una ‘vivienda saludable’.

La mejora de las condiciones de salud y bienestar de Passivhaus se debe a la recuperación del calor – suministrado por el flujo de aire continuo precalentado – y al sistema de ventilación mecánica. Ambos alejan los problemas de humedad de la vivienda.

Además de contar con más aire fresco que las técnicas de construcción tradicionales, los edificios Passivhaus reúnen otros valores añadidos como altos niveles de aislamiento combinados con ventanas y puertas de calidad superior.

Pese a que existe una certificación para garantizar la combinación de todos los elementos, los parámetros Passivhaus no dictan ningún sistema de construcción en particular. En la práctica – cualquier edificación puede asimilarse a las construcciones Passivhaus, siempre que cumpla sus fundamentos primordiales.

5 principios básicos para lograr el estándar Passivhaus

  • Aislamiento. Toda la envolvente del edificio debe ser diseñada para limitar la pérdida de energía. En este sentido, la elección de unas buenas ventanas con excelentes propiedades aislantes, es fundamental. Una buena opción instalada en muchos edificios de nuestro entorno más cercano son las ventanas con certificación Passivhaus GENEO de REHAU, para clima frío-templado, o las ventanas SYNEGO, certificadas para clima cálido-templado.
  • Hermeticidad. La envoltura térmica debe estar constituida por una capa impermeable que impida la formación de puentes térmicos.
  • Acristalamiento de alto rendimiento. Puertas y ventanas de doble o triple acristalamiento, con revestimientos de baja emisividad.
  • Calidad de aire interior. Todos los espacios deben ser ventilados mediante la utilización de una unidad de ventilación mecánica con recuperación de calor (MVHR). Asimismo, dicha unidad debe ser eficientemente energética.
  • Diseño de los cristales. Los cristales deben estar  diseñados para maximizar las ganancias solares y reducir el riesgo de sobrecalentamiento en las épocas más calurosas del año.

¿Por qué es importante apostar por el estándar Passivhaus?

La eficiencia y el ahorro energético son conceptos muy importantes en la edificación Passivhaus. La gestión de la humedad dentro del hogar también es importante para evitar los síntomas del denominado ‘edificio enfermo’ y los daños a largo plazo que produce en la construcción y a los propietarios.

Otras cuestiones importantes alinean el concepto Passivhaus hacia la construcción ecológica y a la preservación de recursos naturales, principalmente los bajos niveles de contaminación emitidos y la baja demanda energética de las viviendas.

Soluciones REHAU para la certificación Passivhaus

Por su compromiso ecológico, en REHAU buscan ofrecer soluciones en materiales de construcción que aporten confort a los usuarios y ocasionen el mínimo daño ambiental. Prueba de ello son sus sistemas de ventanas de PVC sostenibles y eficientes – GENEO y SYNEGO – certificadas por el Instituto Passivhaus.

Asimismo, en REHAU también cuentan con otras soluciones complementarias orientadas hacia la calificación Passivhaus. Más concretamente, a los edificios de consumo de energía casi nulo, como los sistemas de climatización por superficies radiantes y la utilización de fuentes naturales de energía, como la geotermia.

Passivhaus, ikonstrucción, energía sostenible, construcción ecológica