La edad de oro. La flor de la vida. El momento álgido. Diferentes expresiones y un mismo significado: el éxito. Y justo ahí, en ese camino hacia el triunfo se encuentra Tesla, la compañía de Elon Musk que últimamente está en boca de todos.

Y no, no es para mal. Aunque Tesla comenzó originalmente en el mundo de los vehículos eléctricos, recientemente se ha trasladado al mundo de las placas solares que se pueden utilizar para producir energía en los hogares.

Pero, como siempre que hablamos de Tesla, no se tratan de un producto común. No son tejas solares sin más, sino tejas de vidrio solares llamadas “Solar Roof”, que aunque no son nuevas, han redefinido el concepto tradicional.

A primera vista, las tejas de Tesla pasan desapercibidas, ya que están hechas con un vidrio texturizado cuya opacidad varía según el ángulo en que las miramos. En el interior llevan incrustado una célula solar que únicamente es visible desde una perspectiva perpendicular. En otras palabras,  a compañía americana pretende que la elegancia en la arquitectura sea compatible con una vivienda que se alimente de energías renovables.

La función de las Solar Roof

Su función es la misma que la de las placas solares. Las Solar Roof recolectan la energía solar durante el día y esta se puede utilizar posteriormente tanto de día como de noche, incluso aunque la red eléctrica caiga. Hasta ahí todo normal. Lo sorprendente  es el precio.

Aunque Tesla está asociado a productos de lujo y de última generación, lo cierto es que estas tejas solares de vidrio son mucho más asequibles que cualquier techo convencional. Y es que no se trata únicamente del precio inicial, qeu ya de por sí es inferior al de las tejas tradicionales, sino que a largo plazo las Solar Roof permite que una casa se convierta en un lugar eficiente y “verde”.

 

Compartir