A veces las circunstancias impiden que el sector de la construcción se desarrolle. Y no solo por cuestiones económicas sino también por la situación del terreno. El arquitecto Robert Bezeau se encontró con ciertos impedimentos para edificar cuando vio las bastas playas de Panamá idílicas, pero también plagadas de residuos. Por este motivo decidió utilizar las basuras que inundaban, paradójicamente, las costas.

En la zona de Bocas del Toro comenzó un plan de reciclaje y con ayuda de numerosos voluntarios logró limpiar las playas de los deshechos. Pero la cosa no acabó con la recolecta de basuras, sino que el ya jubilado de 66 años decidió utilizar el más de un millón de botellas de plástico que se recogen en un año y medio en los vertederos locales para construir  no una casa, sino un un poblado entero.

Así nació Plastic Bottle Village, una aldea de más de 120 viviendas construidas con botellas de plástico reciclado.

¿Cómo son las casas de plástico?

Las viviendas de la Bottle Village están cosntruidas a partir de una estructura metálica simple que se rellena de botellas de plástico repletas de arena y que posteriormente se cubren de cemento por los lados. Según afirmó Bezeau, esto permite que la casa sea ecológica y fresca y que además “sea a prueba de terremotos”. Cada una de las casas cuenta con un sistema de tuberías y de recolección de agua y diversos elementos que las convierten en una casa normal con un espíritu “Verde”.

Pero esta aldea es una comunidad ecológica en todos los sentidos. Por ello, el equipo de Bezeau, integrado también por los mejores despachos de arquitectura de Panamá, han diseñado tres tipos de casas que pueden solicitarse “a medida”. Y lo mejor, muchas de ellas ya están a la venta y todavía queda terreno libre en los más de 330.000 metros cuadrados  de los que se dispone.

Compartir